emisionesrne

El abandono de las formas de emisión más democráticas y sociales de RNE, por su naturaleza y por un alcance que hace de ellas puro servicio público, están siendo abandonadas. Nos referimos no solo a la Onda Corta sino también a la Onda Media, para las que desde UGT RTVE exigimos un cambio de rumbo y de estrategia. De los “medallistas” del sindicalismo, que al parecer han necesitado toda una guerra para darse cuenta de algo por lo que UGT lucha desde hace ya una década, también hablaremos en esta hoja. 

Tanto la Onda Corta como la Onda Media están sufriendo una merma progresiva de su potencia y alcance, en una política de ahorro de gastos dirigida por Juan Guía que es harto difícil de entender para cualquiera que crea en el Servicio Público de RNE. Analicemos primero la Onda Corta para posteriormente ofrecer algunos datos muy preocupantes sobre la Onda Media.

LA ONDA CORTA

La Onda Corta ha salido viva pero muy perjudicada de los iluminados planes de Juan Guía para cerrarla definitivamente, que llevó a cabo cortando todas las emisiones en la noche del 14 de octubre de 2014. Desde UGT sacamos una primera hoja de urgencia (“Cerraron la Onda Corta”), y el secretario general de UGT RTVE se dirigió por escrito a todos los Grupos Parlamentarios de la Comisión Mixta de Control de la CRTVE denunciando el cierre ese mismo 16 de octubre, dos días después del corte mediante cartas registradas que adjuntamos aquí

Se creó una Plataforma en Defensa de la Onda Corta en cuya organización UGT tuvo un papel principal y muy activo. Una plataforma en la que USO, muy satisfecha en aquellos tiempos con la gestión del presidente José Antonio Sánchez, ni estaba ni se la esperaba. Han tenido que pasar casi 10 años y estallar una guerra para que, por fin, este sindicato parezca preocuparse algo por este asunto. Sin embargo, desde UGT sí lo denunciamos y nos movilizamos con toda una campaña, incluyendo una petición en change.org

campa oc

Tras muchas hojas, que se pueden consultar introduciendo “onda corta” en el buscador de ugtrtve.net y cuya relación resulta demasiado extensa para citar aquí, y vídeos denunciando la agresión al servicio público y la red de falsedades y mentiras tejida por Alejo y Juan Guía, y que José Antonio Sánchez como presidente de Corporación RTVE exhibió de forma indecente en sede parlamentaria (puedes ver el vídeo “Mentiras en Onda Corta”), logramos salvar solo una parte del servicio y desde entonces venimos denunciando que es claramente INSUFICIENTE.

Lo hicimos el otro día sin ir más lejos, el pasado 7 de marzo, en la hoja “Canal Internacional de noticias ¡YA!”, a raíz de la noticia del TD2 que informaba de que solo la onda corta llegaba a Ucrania desde nuestro país. Y lo hicimos también en las redes sociales, donde lo decíamos bien claro: “Teníamos razón, no hay que liquidarla, hay que invertir”, en un tuit en el que volvíamos a distribuir nuestro vídeo “Salvemos la Onda Corta” que aún sigue siendo una buena herramienta para difundir la irrenunciable importancia pública y social que tiene la Onda Corta de RNE. Y huelga decir que este es un tema que hemos tratado con este presidente y con quienes le antecedieron, exigiendo siempre una solución de forma urgente.

oc tuit

Pero hete aquí que ahora una organización sindical, que viene mirando hacia otro lado en este asunto, informa a los trabajadores y trabajadoras de que le han propuesto al presidente Tornero que busque una solución a la Onda Corta y este les ha dicho que sí. Sin más, sin necesidad de hojas, ni videos, ni presionar a través de los grupos parlamentarios, ni haber mostrado como es debido su preocupación por este gravísimo tema. Sería para partirse de risa si este tema no fuese tan grave… ¿no será más bien que tras nuestra última hoja y tuits se han dado cuenta de que el esfuerzo de UGT podría tener recompensa tras el valor que nuestra Onda Corta está demostrando en esta guerra y quieren pillarse por todo el morro la medallita? Parece que hay quienes han visto la oportunidad de marcarse un desmerecido tanto, pero no les va a funcionar porque los trabajadores y trabajadoras ni son idiotas ni tienen tan poca memoria.     

Desde UGT RTVE queremos ser optimistas respecto a prontas soluciones para este tema. La relevancia de la Onda Corta de RNE ha quedado patente, por desgracia, a través de una guerra que nadie desea. Llueve sobre mojado, y nuestra clase política es consciente de que este asunto se cerró en falso y se quiso enterrar bajo un montón de mentiras, y lo es entre otras cosas por las acciones de UGT en defensa de la Onda Corta. La actual dirección y nuestra clase política tienen la obligación moral de darle ya una solución, es inaplazable e ineludible, y desde UGT RTVE lo vamos a exigir con todo nuestro empeño, como venimos haciendo. Porque la situación es muy grave en la Onda Corta, y podemos dar unos cuantos datos al respecto.

Antes de que Juan Guía y compañía metiesen sus manazas en nuestra Onda Corta, REE emitía 537 horas a la semana, de las cuales 513 eran analógicas, donde se concentraba casi toda la audiencia, y 24 eran digitales en el sistema DRM. Radio Exterior de España disponía del Centro emisor de Cariari en Costa Rica para emitir hacia las Américas, y un convenio con la radio pública de China para emitir hacia Asia. Pero ahora, tras la “inolvidable contribución” de Juan Guía a nuestra radio, tanto el centro de Costa Rica como el convenio con China no existen, fueron dados de baja en 2013, y según el plan de emisiones de Noblejas de marzo de 2021, REE emite desde este único centro emisor sólo 288 horas, lo cual supone reducir las emisiones de Noblejas un 47% y el cierre de dos centros emisores.

Mientras tanto, otras grandes cadenas ponen en valor su Onda Corta, como la BBC con 3000 horas de emisión a la semana en varios idiomas, y cuyo jefe de la unidad de Onda Corta, Graham Mytton, afirma que "La onda corta no respeta fronteras y llega a los ricos y los pobres". Y en efecto, el valor público, democrático y social de la Onda Corta es sencillamente incalculable, pero en nuestra empresa quienes deciden sobre su destino, manejando los recursos de RTVE, parece que esto no lo entienden y están empeñados en darle una puñalada tras otra.

Poniendo por delante sus balances de costos desde el área financiera, que además resultan ridículos para el servicio que prestan estas inversiones, y con el argumento de que las nuevas tecnologías son mejores, parecen olvidar que en donde las comunicaciones y la modernidad no llega, por causas geográficas o sociales, siempre hay una radio de onda corta para hacer posible la información. Y además minimizan los nichos de audiencia de REE por Onda Corta, que además de no ser pocos implican un valor estratégico y público irrenunciable: toda la Hispanidad por su alcance y accesibilidad (585 millones de personas hablan español), la población española en el extranjero (alrededor de 2.700.000 personas), los misioneros españoles repartidos por el mundo (alrededor de 10.900 misioneros), la cooperación española (más de 2.600 cooperantes en labores humanitarias en el mundo), la flota pesquera española (dado lo costoso del equipamiento para recepción por satélite), la marina mercante, las misiones militares españolas en el exterior (más de 3.000 militares), además de las guerras y conflictos repartidos por todo el mundo.

La Onda Corta necesita un cambio de rumbo radical, para dejar de desmantelar y abandonar, para empezar a cuidar e invertir. Es la joya de la corona de nuestro Servicio Público, la última defensa para llegar en cualquier circunstancia a cualquier lugar. UGT RTVE exige ese cambio de rumbo para modernizar y potenciar la Onda Corta de RNE. Y además solicitamos que desde el Gobierno se reconozca el valor estratégico nacional de las instalaciones de Noblejas como se hace con otras emisoras de Onda Media. Y precisamente de esas emisoras de Onda Media, también fundamentales para nuestro Servicio Público, vamos a tratar ahora.

LA ONDA MEDIA

La Onda media también es básica en nuestro Servicio Público. No a todas partes llega la FM o Internet para utilizar los nuevos medios de difusión. Las diferentes situaciones de emergencia que hemos atravesado en el país han demostrado en muchas ocasiones el papel vital que puede jugar la Onda Media para apoyar a la ciudadanía, informar e incluso salvar vidas. Tal vez por eso hay varias emisoras de Onda Media que tienen reconocido su valor estratégico por el Gobierno de España, con una especial protección para garantizar su servicio, aunque como decíamos no se entiende muy bien que esa protección no se extienda a Noblejas y la Onda Corta.

Estas emisoras son la de Torre Cotillas en Murcia, Mesón do Vento en A Coruña, Palau Plegamans en Barcelona, Los Palacios en Sevilla, Las Mesas en Tenerife, y Majadahonda en Madrid. Y la triste realidad es que si analizamos los datos de estas seis emisoras se puede ver con total nitidez que en nuestra empresa hay quienes quieren para la Onda Media el mismo destino que para la Onda Corta, el desmantelamiento y la desaparición progresiva. Obviamente, entre los promotores de este desaguisado destaca Juan Guía.

Y es que en 2008 estas seis emisoras tenían una potencia de 300KW las 24 horas, potencias que tras el cambio de equipos a estado sólido (de bajo consumo) en los siguientes años y hasta 2016 pasaron a ser de 200KW en tres de estas emisoras, manteniendo los 300 KW en las otras tres. Pues bien, en ese mismo año se produce un recorte brutal, rebajando en todas ellas la potencia a 200KW durante el día y a 100KW durante la noche. Un bajón debido a las políticas cutres de ahorro de Juan Guía solo para bajar la factura eléctrica, pero aquí no acaba la cosa. Tras esa agresión al Servicio Público en 2016, se produce otra bajada de la potencia en 2021, aún más desmesurada. En las siguientes tablas se puede constatar la lamentable situación en la que se encuentran estas seis infrautilizadas emisoras, separando los datos entre las emisiones nocturnas y diurnas:

tablas oc


Es decir, que para Juan Guía llevar bien las finanzas de RTVE es ahorrar en la factura de la luz a costa de poner a trabajar a media potencia o menos durante el día, y a la tercera parte o menos durante la noche, unas emisoras que son los mismísimos cimientos de nuestro Servicio Público. A él eso del papel público de RTVE le da lo mismo, dejar aún más aisladas a poblaciones que ya están aisladas ni le preocupa. A Juan Guía lo que le obsesiona es la reducción del consumo eléctrico de los equipos. No se puede ser más cutre ni estar más alejado de lo que representa RTVE.

A Juan Guía se le olvida, o seguramente desconoce, que con esas potencias ridículas se van a multiplicar y mucho las zonas de sombra, y no solo en esos pequeños pueblos y campos que le son tan indiferentes, también en nuestra red de carreteras. ¿Ha pensado cuántos conductores desconectarán de RNE hartos de cortes y apagones a lo largo de su trayecto? ¿Ha calculado el iluminado Juan Guía con sus “cuentas de la vieja” el impacto de esa perdida en nuestra radio?

Es difícil encontrar calificativos para la irresponsabilidad y la incompetencia de Juan Guía. No puede seguir ni un minuto más dirigiendo nuestras finanzas para imponer sus absurdos y obtusos planteamientos ¡YA ESTÁ BIEN! Juan Guía es el culpable de la actual situación de la Onda Corta y la Onda Media de RNE. Desde UGT RTVE no solo exigimos su cese, sino también que se abra una investigación interna en RTVE para depurar responsabilidades sobre el daño que se le ha causado al Servicio Público de RNE, así como aclarar quién o quienes se han podido beneficiar de este proceso de desmantelamiento, porque RTVE desde luego que no.

UGT RTVE va a seguir trabajando como venimos haciendo por la recuperación de nuestra Onda Corta y Onda Media, con las inversiones que sean necesarias para su ampliación y modernización. Otros sindicatos pueden seguir contando aquello de que se lo han comentado al presidente Tornero y que les ha dicho que sí. Al fin y al cabo, no deja de estar en su libertad dedicarse a ejercer el sindicalismo en serio o a contarnos chistes, aunque sean tan malos como este.

Consulta o descarga esta hoja Unión en formato impreso [ PDF ]

Scroll to top