lasclaves sp

El último programa de Las claves del siglo XXI, alertando e informando con mayúsculas sobre los peligros de la ultraderecha, confirma lo que venimos diciendo desde el estreno de este programa, que para una radiotelevisión que se debe a su SERVICIO PÚBLICO no todo son las audiencias.

A finales de enero publicábamos una Unión con motivo del estreno de Las claves del siglo XXI, un programa que ya contaba con todo nuestro apoyo por muchos motivos que ya expusimos en nuestra hoja (puedes consultarla aquí). Es un programa puramente informativo que se ha ubicado en prime time, una posición en la franja horaria que jamás debió de abandonar RTVE para sus Servicios Informativos. Es un programa producido por nuestros compañeros y compañeras, un programa de producción propia, una circunstancia que no solo es más que recomendable para cualquier radiotelevisión pública, sino que es una obligación legal como señala nuestro Mandato-marco.

Y por si esto fuera poco, su apuesta por el modo y la forma de informar es la mejor posible en estos momentos para cualquier radiotelevisión pública que quiera contribuir a la democracia y a su sociedad, que lo que menos necesita en estos momentos son más titulares incendiarios, imprecisión y debates crispados. La información plural y objetiva, contrastada con los datos, junto a un debate participativo y sosegado, hacen que este programa destaque claramente frente a cualquier otro en la actualidad por su vocación de SERVICIO PÚBLICO.

Y su última entrega es una muestra más de que este programa apunta maneras para aportar mucho servicio público a RTVE. No solo se pudo hablar sin gritos del griterío popular que estos días lo ocupa todo y debatir con sosiego del desasosiego que domina las interpelaciones en otros medios, también ofreció una información espectacular sobre los riesgos del avance de la ultraderecha, una información que, sin duda, ayudará a abrir algunos ojos y a poner un poco más difícil los engaños y manipulaciones que la caracterizan. Pocas cosas se nos ocurren que se puedan hacer desde un medio tan útiles para la sociedad y la democracia.

Y ese es su mayor valor en nuestra parrilla, su calidad, su objetividad, su pluralidad, su sosiego, su falta de sensacionalismos y artimañas baratas para enganchar a la audiencia o a ciertos sectores de la audiencia, su honestidad, su rigor, en definitiva, su SERVICIO PÚBLICO.

Otros sindicatos y otros intereses podrán estar más preocupados por las audiencias, que siempre se podrá decir que van mal porque no se pueden tener las mismas expectativas cuando te apuntas a las consabidas fórmulas para captar audiencia a toda costa, y que tanto daño están haciendo al entorno mediático, que cuando se apuesta por un programa que tiene que trabajar en la audiencia el gusto por una forma mucho más seria, inteligente y honesta de informar y formar, que es algo que necesita tiempo. Para UGT RTVE lo más importante aquí no son las audiencias, porque eso podría llevarnos a priorizarlas frente a la calidad hasta el punto de recurrir a lo que no debemos recurrir, a no ser que no nos importe que acabe siendo un programa más compitiendo por el mismo y bronco espacio. No todo son las audiencias, aquí lo que más valor tiene es la calidad y el SERVICIO PÚBLICO.

Aun así, también resulta obvio que a cuanta más gente llegue el programa mayor impacto tendrá su servicio público, pero jamás puede ser a costa de esa calidad que lo distingue, y tirar de audiencias como si fuese lo único y más importante solo puede servir para meter presión al equipo y acabar afectando a su buen hacer. Lo que hay que intentar es ayudar a su difusión, plantearse posibles cambios de hora para mejorar su alcance, priorizar este programa frente a otros que puedan ocupar franjas más relevantes, por la importancia de que esta labor de SERVICIO PÚBLICO llegue a una audiencia más amplia. 

Desde el primer hasta el último programa, nuestros compañeros y compañeras que hacen posible Las claves del siglo XXI nos han llenado de orgullo con su labor, y en el último aún más si cabe. GRACIAS ¡SEGUIR ASÍ!

Consulta o descarga esta hoja Unión en formato impreso [ PDF ]

Scroll to top