agresionescovid

Desde UGT RTVE queremos manifestar nuestra más enérgica condena de los INTOLERABLES actos de coacción a los profesionales de la información que se vienen produciendo por parte de manifestantes contra el Gobierno.

Les gritan, les insultan, y lo hacen acercándose peligrosamente a quienes tan solo intentan hacer su trabajo, informar. Al grito de libertad impiden la libertad de expresión de un profesional y de un medio, ya sea público o privado, dificultando el derecho a la información de toda una sociedad, y en un acto de irresponsabilidad sin límites ponen en riesgo la salud de una persona.

En RTVE ya llevamos dos casos llamativos, y nos preocupa que se repitan hechos tan graves porque sería inadmisible que no se pusiese freno a estas actitudes de inmediato y hubiese un tercero aún peor. En la primera ocasión, sucedida hace unos días en Madrid, los gritos, insultos y abucheos a nuestro compañero informador intentaban arruinar su entrada en directo, o sea impedirle informar, mientras la cercanía de los manifestantes ponía en riesgo su salud. Un hecho intolerable que ya condenamos a través de las redes sociales.

Pero los hechos se repitieron de forma más virulenta si cabe el pasado sábado en el Paseo de la Independencia de Zaragoza, donde la policía tuvo que intervenir para poner a salvo a nuestro compañero reportero gráfico de una horda compuesta por unos treinta manifestantes que lo rodearon mientras proferían gritos contra RTVE junto a insultos y amenazas personales, situándose algunos de ellos justo enfrente del objetivo para impedir cualquier grabación. Una situación tremendamente desagradable y peligrosa por la que nadie debería pasar en una Democracia por querer informar, pero que además se produce en un momento y bajo una legislación que la convierte en un atentado en toda regla contra la salud de nuestro compañero.

La policía tuvo que intervenir apartando al reportero gráfico del lugar para proteger su integridad física, y le agradecemos a las fuerzas de seguridad su intervención, pero en definitiva se permitió que una horda de energúmenos impidiese el derecho a la información. Esto no se puede producir de ningún modo en una Democracia que se precie, es inaceptable que se permita que un grupo de exaltados al grito de libertad impidan la libertad, que en nombre de no se sabe muy bien qué derechos pisoteen los legítimos derechos de los ciudadanos y ciudadanas de nuestro país, que quienes tanto se autodenominan patriotas atenten de esta manera contra nuestra patria. Nuestras fuerzas de seguridad tienen el deber de defender los derechos de los ciudadanos y ciudadanas, y aquí muchos derechos fueron violados con total impunidad.

Los periodistas y fotoperiodistas de Aragón, colectivos que reúnen a la mayor parte de los profesionales de la información en esta Comunidad, han rechazado y condenado también estos hechos, sumamente graves, a través de una nota de prensa.

Cualquier demócrata en este país debería de entender que esto no es asumible para la Democracia, cualquier patriota debería ver que esto no puede tener cabida en nuestra Patria. Desde UGT exigimos que en nuestra Democracia y en nuestro País se defiendan y respeten los derechos fundamentales de los ciudadanos y ciudadanas, por lo que estos hechos no pueden volverse a repetir sin más consecuencias para quienes los provocan. 

Consulta o descarga esta hoja Unión en formato impreso [ PDF ]

Scroll to top