1m 2020

Estamos a las puertas del 1 de Mayo de 2020, y este año vamos a vivir un Día Internacional de los Trabajadores radicalmente distinto a todos los que hemos conocido. Esta vez no habrá manifestaciones por las calles, pero tu participación virtual a través de las redes sigue siendo muy importante.

El Covid19 ha causado estragos en nuestro país, al igual que en el resto del planeta, y antes que nada nos queremos solidarizar con el dolor de tantas familias que han sufrido la pérdida de familiares y amigos dentro y fuera de nuestras fronteras. Ni los más pesimistas auguraron la expansión y las consecuencias que nos está trayendo esta pandemia, ya son cientos de miles las víctimas mortales conocidas y más tres millones los contagiados diagnosticados en los países más desarrollados, a los que habría que agregar un número imposible de cuantificar de infectados y muertos en muchos países del tercer mundo.

La gravedad de los cuadros médicos que nos ha traido este virus, tan altamente agresivo y contagioso, ha obligado a muchos países a adoptar medidas drásticas de aislamiento, y como consecuencia gran parte de los sectores económicos están resultando muy afectados por esta paralización de la economía. Son millones los trabajadores y trabajadoras, tanto por cuenta ajena como autónomos, que se verán afectados en nuestro país, y multitud las empresas de todo tipo que han tenido que cerrar o paralizar su actividad, quedando sin ingresos.

Esta terrible situación sanitaria y económica se alargará aún durante un tiempo, y su evolución y duración nos puede llevar a escenarios sociales y económicos bien diferentes, pero sin duda difíciles y que requerirán de la contribución de todos y todas para poder superarlos. La sociedad en su inmensa mayoría está haciendo un esfuerzo titánico para ayudar a la mejor salida posible, y el Gobierno está poniendo en marcha planes y medidas para atender a las personas en situación más vulnerable, como desempleados, afectados por ERTES, o personas y familias en el umbral de la pobreza, a la vez que se ayuda a las empresas y autónomos cuya actividad se desarrolla en los sectores más perjudicados, en un esfuerzo por reducir la sangría de puestos de trabajo que sin duda se nos viene encima.

Pero sean cuales sean las situaciones laborales, sociales o económicas que tengamos que vivir, lo que es incuestionable es que las Organizaciones Sindicales, y por supuesto UGT, van a tener mucho que decir sobre la salida que finalmente se decida tomar. Porque, además de nuestra representatividad expresada por cada trabajador o trabajadora con su voto, las Organizaciones Sindicales de clase estamos trabajando sin descanso para acelerar los trámites legales de decenas de miles de ERTES y que los afectados puedan cobrar cuanto antes, o nos ocupamos de asesorar y aclarar todo tipo de dudas que nos consultan las personas trabajadoras por abusos de algunos empresarios desaprensivos que, a sabiendas de la cantidad de frentes a los que tienen que atender los sindicatos, intentan aprovechar el rio revuelto para despedir o cambiar las condiciones laborales. Pero principalmente las Organizaciones Sindicales como UGT están volcadas en la tarea de atender todas las necesidades, que son muchas, en materia de Seguridad y Salud Laboral de las personas trabajadoras, tanto en empresas públicas como privadas, muchas de las cuales pertenecen a sectores esenciales con una clara exposición a riesgos de contagio: Sanitarios, Protección Civil, Limpieza, Bomberos… o en Medios de Comunicación, como es el caso de esta sección sindical de UGT en la CRTVE. Aportamos cada día para ayudar en esta crisis, y exigimos ser también voz y parte de su salida.

Este 2020 va a ser un año duro y muy difícil para los Sindicatos Mayoritarios en nuestro país, y los sindicalistas comprometidos con la defensa de los derechos de las personas trabajadoras deben disponer del tiempo y de los recursos necesarios para atender sus funciones habituales y, además, poder realizar con garantías la ingente tarea de ayudar y participar en el diseño y el día a día de la salida económica y social de esta crisis. Porque, para quien lo desconozca o haya sido mal informado, los recursos públicos de los que disponen las Organizaciones Sindicales se reciben en razón de su condición de representantes legales de los trabajadores y trabajadoras, al igual que los reciben los Partidos Políticos, Los Diputados y Senadores, los Diputados Autonómicos, los Alcaldes y Concejales, etc. No son prebendas ni mamandurrias, son la dotación económica y la cesión del trabajo de las personas que realizan a tiempo total las tareas que la Ley atribuye a los Sindicatos Mayoritarios. Esta es la razón y el sentido de los liberados y de la financiación de la actividad sindical, más allá de las incomprensibles críticas de algunas organizaciones de otra índole que incluso se llegan a auto adjudicar funciones de representación, de negociación y de defensa de los derechos de las personas trabajadoras que en absoluto les pertenecen, ni por mandato legal ni por el voto de nadie.

Tener clara la representatividad real de las organizaciones, las sindicales y las de cualquier otra índole, es muy importante, porque toda la sociedad debe estar presente en esa salida, sin exclusiones ni suplantaciones, para alcanzar un Gran Pacto Nacional que no sólo pertenece al ámbito de los partidos políticos. Para UGT hay objetivos que están muy claros y que creemos que forman parte de un gran consenso social, como dotarnos de un Sector Público fuerte, capaz de afrontar cualquier situación de manera autónoma a través de servicios tan necesarios como la Sanidad, La Educación, la Investigación, la Cultura, la Seguridad o la Información, como es el caso de la CRTVE, o diversificar las actividades económicas y recuperar la industria, especialmente la más necesaria para que nuestro país pueda ser autosuficiente en la fabricación y el abastecimiento de los productos manufacturados que se consideren estratégicos.

Esta triste experiencia ha demostrado la generosidad, la responsabilidad y la solidaridad de la sociedad española. De ninguna manera pueden ser los trabajadores y trabajadoras quienes tengan que asumir los costes de la recuperación económica, como ya ocurrió en 2008, y para eso también estaremos los Sindicatos Mayoritarios allí donde se decida el futuro de nuestro país, con todos los recursos humanos y materiales de los que podamos disponer, porque defender y preservar los derechos reconocidos, tus derechos, y no dejar a nadie por el camino tienen que ser parte de un mañana que, aun siendo tan difícil de predecir, ya sabemos que requerirá de objetivos comunes y de una unidad sin fisuras.

Consulta o descarga esta hoja Unión en formato impreso [ PDF ]

Scroll to top