destituido

En su afán de tejer una red de comisarios políticos que le rindan cuentas y pleitesía, el director de Información y Actualidad de RTVE, Enric Hernández, vuelve a protagonizar un capítulo de maltrato a la empresa y a sus trabajadores y trabajadoras, colocando nuevamente en puestos estratégicos a otro afín ideológico, reclutado en este caso de La Sexta. 

Es la última borrasca sobre La Hora de La 1, y se trata del Sr. Montilla. Procedente de la cadena de Planeta, nos tememos que al servicio de Enric Hernández y con el único propósito de ejecutar sus consignas políticas y partidistas, ha sido contratado fuera de la Casa para formar parte del equipo de dirección de un programa de producción propia. Al Sr. Montilla le ha señalado el dedo divino de Enric, y realmente tiene un contrato de guionista aunque suponemos que sus funciones son mayores, un trabajo que le factura la productora Tesseo y que luego ésta se lo cobra a TVE, una práctica que ya empieza a ser habitual en la empresa.

Desde su llegada al magazine matinal, las malas formas y los abusos de autoridad con el personal fijo de la dirección del programa y con el equipo han sido constantes y repletas de tintes discriminatorios. Ante su hartazgo y la falta de apoyo por parte de la empresa, han dado el paso de denunciarlo públicamente. ¿Quién permite que una persona externa esté dando órdenes por encima del personal de la Casa?

Pero esta actitud de desprecio y enfrentamiento con la redacción del programa no es unilateral por parte de Montilla, también es ejercida por otro miembro de la dirección de La Hora de La 1, nos referimos a Iolanda Mármol, otro fichaje estrella de Enric a su servicio ideológico. Captada en su etapa al frente de El Periódico de Catalunya, la propia Iolanda lo reconoce con toda desfachatez y descaro, según reza en su cuenta personal de Facebook, al describir su ocupación actual: “la de pilotar política en la pública”. Muy revelador a la vez que inquietante.

La historia se repite. El modelo de asalto y secuestro ideológico en la empresa creado por el PP también le sirve a Enric para montar su particular redacción paralela. Va despacio pero no cesa, superando y ampliando el modus operandi de sus antecesores.

Los enfrentamientos de este tándem Montilla-Mármol con la redacción se producen a diario, con desmanes y humillaciones, con cuestionamientos profesionales y demasiada falta de libertad y de respeto por el trabajo del equipo de La Hora de La 1. Resumiendo, un auténtico polvorín y la tormenta perfecta para meter la mano en todo lo que les plazca ¿Esto era la regeneración prometida por Rosa María Mateo cuando llegó a su cargo?

Al parecer, se ha tensado tanto la cuerda entre la redacción y el propio Montilla que los últimos rumores que circulan por Prado del Rey apuntan a que ha podido dar el paso de abandonar el programa, pero en cambio no está dispuesto a dejar la empresa, tiene “las cosas muy claras”.

Y mientras se destruyen y pisotean todos los grandes valores y principios de la empresa, mientras los trabajadores y trabajadoras están completamente desprotegidos y se abusa de ellos, mientras se manipula con total impunidad, el señor director de TVE, David Valcarce, sigue enmudecido y adopta un estado berberecho, cerrado por vacaciones o por pandemia y no me molesten que esto no va conmigo. Señor Valcarce, ayúdenos a entender su posición, ¿lo suyo es cobardía, vagancia, ignorancia, se está fumando un puro o es un retiro dorado como premio a favores ya realizados?

En UGT no toleramos este nuevo desembarco para colonizarnos ideológicamente, y no vamos a comulgar con quienes quieren llevar al desprestigio y al derribo ese gran e irrenunciable tesoro profesional que es nuestra libertad y pluralidad. Queremos ser líderes en información, jamás en manipulación.

Hace mucho que Enric Hernández y sus satélites, desde sus respectivos alcázares, tenían que haber admitido que esto ya empezaba a no tener un pase, aceptar su fracaso y asumir que han defraudado a cuantos creemos en el servicio público al que esta empresa se debe. Está claro que ese ejercicio de honestidad ni lo hicieron ni lo harán. Pero sí esperamos que quienes tienen la responsabilidad de ejercer el control de esta empresa se hagan eco de tanta denuncia pública contra estas maneras de abusar del poder y actúen en consecuencia, destituyéndolos de inmediato de sus cargos por el bien de la CRTVE, de su presente y de su futuro.

Consulta o descarga esta hoja Unión en formato impreso [ PDF ]

Scroll to top