incendiarios

Parece que según las encuestas van dando un resultado optimista al PP, sus secuaces en RTVE se van atreviendo a decir en voz alta aquello que todos sabemos que piensan. Lo hizo Enrique Alejo, Director General Corporativo y Presidente en la sombra, y ahora lo hace el Director de TVE, José Ramón Díaz.

Las entrevistas de ambos contienen argumentos y afirmaciones que, además de su falsedad, trascienden sus competencias, son repugnantes e INDECENTES. Ambos ofenden la profesionalidad y la trayectoria de más de 6.000 trabajadores, cuando ellos son INDIGNOS directivos de esta empresa a los que los trabajadores deberíamos echar de una patada ante la pasividad de quienes los mantienen. Los trabajadores no podemos tolerar esto, y tendremos que enseñar los dientes para lograr que quienes por su cargo representan a RTVE, TVE o RNE dejen de dar esta penosa imagen de nuestra RTV Pública, para que dejen de faltar a sus profesionales, para que dejen de incendiar y destruir una Radio Televisión Pública que les paga salarios indecentes en tiempos de crisis a cambio de DESLEALTAD.

TALENTO hay mucho en TVE, pero donde ya no hay ninguno es en su dirección, a ver si se entera el Director de TVE y deja de decir sandeces a los medios. Es esa dirección sin talento alguno la que ha llevado nuestra audiencia a un terreno residual en casi toda la programación, y lo hace contratando fuera los productos que deberían hacerse en esta empresa. Según sus propios informes, hacemos el 30% de la producción de entretenimiento cuando el Mandato Marco establece el 55%, desperdiciando el talento que sí hay entre los profesionales de TVE para repartir la producción y el dinero entre amigos. La lamentable situación a la que esta dirección ha arrastrado a TVE no tiene nada que ver con el talento de sus trabajadores, es un problema de gestión desleal del dinero público. Talento hay de sobra en RTVE, talento aparcado por los pasillos porque no se quiere contar con él, talento que ha ganado cientos de premios nacionales e internacionales y que es despreciado por el Sr. Díaz y el Sr Alejo, y por todo un ejército de VIVIDORES directivos externos que ocupan los despachos de Prado del Rey.

Y de nuevo andamos con la plantilla a vueltas, otra vez AMENAZANDO con reducción de plantilla, intentando inyectar el miedo y el desasosiego entre quienes cada día intentan hacer una radiotelevisión pública VERAZ y SOSTENIBLE, algo que resulta muy difícil si sus contenidos no son producidos dentro para encargarlos bajo consignas políticas e ideológicas a productoras amigas. Quieren desmantelar a toda prisa el área de contenidos de TVE para luego justificar la reducción de plantilla con la que amenazan y terminar de repartirse el pastel, robando RTVE a la sociedad y a sus trabajadores. Son aves de rapiña, quieren acabar con RTVE y con todo lo que en ella huela a servicio público, y no podemos seguir consintiendo que la devoren desde dentro.

Claro que se puede hacer una RTVE VERAZ y SOSTENIBLE, y para eso contamos con nuestro talento como primer valor, pero para ello es imprescindible que nos dejen trabajar. Nos han dejado sin platós y sin capacidad productiva, llevando la producción de contenidos a naves insalubres que no reúnen los mínimos requisitos para una producción de calidad. Ya sabemos que vivimos en un medio en permanente transformación, pero para hacer frente a esos nuevos escenarios tenemos que dotarnos de la mejor capacidad productiva y técnica, de recursos humanos y formación. Claro que eso no le interesa a esta dirección, sino más bien todo lo contrario para externalizar y externalizar hasta acabar con RTVE.

Es intolerable que quienes han hundido la audiencia, quienes nos dejan sin financiación, quienes desmantelan los platós, quienes niegan el trabajo e impiden que los trabajadores de RTVE demuestren su profesionalidad, se permitan hablar de talento o amenazar con la reducción de plantilla. Es intolerable que incendiarios sin talento sigan dirigiendo y destrozando RTVE.

¡QUE SE VAYAN DE UNA PUÑETERA VEZ A SU CASA!

Consulta o descarga esta hoja Unión en formato impreso [ PDF ]

Scroll to top