buruaga

TVE fracasa estrepitosamente en las audiencias de la noche electoral, fracasa en el servicio público al dejar de lado la estructura territorial, y anoche ahondo aún más en ese fracaso de su compromiso público con el estreno de “Así de claro”, el programa con el que retorna Buruaga incumpliendo la ley al externalizar un programa informativo.

En nuestra anterior Unión denunciábamos el desmantelamiento de la credibilidad que está sufriendo RTVE bajo el rodillo del Partido Popular, y advertíamos del lamentable paso de gigante que se podría producir en nuestro descrédito si se materializaba una noche electoral sin desconexiones. Hoy por desgracia nos encontramos de bruces con esa realidad, con una audiencia en La Sexta que duplica a la de TVE en la gran noche de la democracia… ¿cómo ha podido llegar la credibilidad de TVE a cotas tan bajas de objetividad y pluralidad como para estar casi ausente en uno de los comicios más trascendentales de nuestra historia reciente?

Tal vez los ciudadanos se olían que en caso de sorpresas se les escamotearía la información, tal y como de hecho pasó en algún caso con órdenes directas desde Madrid para NO cubrir lo que no interesaba al PP, por mucho que fuese de máximo interés para el buen hacer informativo… quizá por eso optaron por una cadena privada, porque SU televisión pública está secuestrada.

O tal vez resulte que al ciudadano de cualquier punto de nuestra geografía le interesase saber sobre los resultados de SU Comunidad y de SUS ayuntamientos, y así se entiende que las radiotelevisiones públicas autonómicas hayan aumentado su audiencia en varios puntos. Ahora la dirección tendrá que responder por una decisión tan absurda como desaprovechar nuestra estructura territorial, fallando al más elemental servicio público y hundiendo aún más nuestras audiencias.

Hemos hecho el mayor de los ridículos en la jornada electoral, a RTVE NO se le ha permitido estar a la altura, y al día siguiente todavía nos encontramos con una nueva y gravísima agresión, una de esas que establece precedentes terriblemente peligrosos porque burlan y vulneran de pleno la ley: contratar con una productora externa un programa informativo, como el que anoche estrenó Buruaga.           

El artículo 7 apartado 5 de la Ley 17/2006 de 5 de junio de la radio y la televisión de titularidad estatal establece, textualmente, que "La Corporación RTVE no podrá ceder a terceros la producción y edición de los programas informativos y de aquellos que expresamente determine el mandato marco." Por otro lado, el Mandato Marco aprobado por el Parlamento Español dice en su artículo 35 apartado 1.a que "la programación informativa de la Corporación será de producción propia, debiendo actual como productor y editor principal (...)". Y abunda en la misma línea en el apartado 2.a estableciendo que la Corporación se fije como objetivo "el 100% de producción interna en programas informativos, programas de carácter institucional y contenidos de autopromoción."

La calificación de un programa como informativo o no depende exclusivamente de su contenido, y en ningún caso esa condición depende de su ubicación en el organigrama, de la definición realizada por los responsables de la Corporación, incluidos su Presidente, su Consejo de Administración y su Asesoría Jurídica, o del enunciado de una nota de prensa. Intentar convencernos de que el programa  "Así de claro" no es un programa informativo, cuando en su primer capítulo se dedica al análisis de los resultados electorales de los recientes comicios municipales y autonómicos, es insultar nuestra inteligencia y la de nuestros conciudadanos.

El programa "Así de claro" por su concepción y contenido es un programa informativo, y al tener externalizada una buena parte de su producción se está incumpliendo flagrantemente la ley y poniendo en serio peligro el futuro de la Corporación RTVE.

Pero, además de ilegal, el programa de Buruaga es una nueva vergüenza para RTVE, con una selección de contertulios que nos aleja cada vez más de la pluralidad, y con un presentador que pone por delante su opinión personal sesgando todo el programa con ella, convirtiendo todo rastro de objetividad en “la voz de su amo”. En definitiva más descrédito para la RTV Pública. 

UGT en CRTVE defiende la estructura territorial, por mucho que otros miren para otro lado, así como un modelo de RTV Pública que garantice una información veraz, objetiva y plural. Por eso desde UGT en CRTVE exigimos el cese inmediato de los responsables de informativos, tanto en TVE como en RNE, que han permitido y han sido cómplices de este fracaso público. Asimismo acudiremos a los tribunales en defensa del cumplimiento de la ley en RTVE, y demandamos que se retire de inmediato un programa que, además de vergonzoso para RTVE, es ILEGAL.  

Consulta o descarga esta hoja Unión en formato impreso [ PDF ]

Scroll to top