morenotuit

No se puede arrancar un programa con un peor resultado que el que ha cosechado Alfombra Roja Palace de José Luís Moreno. A pesar de contar con un presupuesto indecente ha registrado una audiencia raquítica, ha sido descalificado por la crítica con adjetivos que son motivo de vergüenza para RTVE, y ha sido objeto de burla en las redes sociales hasta el punto de alcanzar un deshonroso trending topic en Twitter.

Son varias las razones para que el nuevo y carísimo programa de TVE para el prime time de la noche de los sábados se haya estrellado, empezando porque no es nuevo para nada, sino más bien un refrito denostado y lamentablemente actualizado de aquel “Noche de Fiesta” que ya ocupó esta franja horaria en otros tiempos del siglo pasado. Todo huele a rancio en Alfombra Roja Palace, los chistes malos y cargados de connotaciones que no son las más deseables para una Radiotelevisión Pública, las caras que siempre han rodeado al Sr. Moreno y con las que compartirá ya muchos y variados intereses tras tantos años de beneficio mutuo, los tópicos hasta aburrir, y un largo etcétera que hace que este sea un verdadero “Regreso al Pasado”.

A este concepto de programa, inconcebible en el contexto actual y tan alejado de los intereses que deberían presidir RTVE, se une una realización técnica y artística llena de errores, lo que ha sido motivo de chanza en las redes, y no será por falta de presupuesto para medios y profesionales… ¡220.000 euros por programa!Un despilfarro intolerable para un bodrio intragable, esa es la magnífica gestión de TVE que hoy queda aún más en evidencia… hasta llegar a la vergüenza.

Ni los trabajadores de RTVE ni la sociedad pueden permitirse este despilfarro en productoras amigas mientras se niegan recursos a nuestra producción propia hasta asfixiarla, y mucho menos con este resultado para nuestra cuenta de resultados, para nuestra dignidad, para la marca RTVE, y hasta para la marca España, tan nombrada por otra parte en este esperpento de programa.

La actual dirección de programas de TVE tiene que dimitir de inmediato, por vergüenza torera ante un fracaso que no puede ser mayor. Su falta de imaginación, su absurda apuesta y su ridículo público son ya motivos de sobra, dejando aparte el destrozo a nuestros presupuestos con un contrato de trece galas que supone una de las inversiones más ruinosas que se recuerdan en la dilatada historia de RTVE.

TVE apenas registró un 5% de audiencia tras este despliegue económico, muy por debajo de los programas de debate de La Sexta y Telecinco. Resulta curioso este fracaso en un contexto en el que los debates interesan de nuevo hasta el punto de ser muy rentables en horarios como el del sábado noche, cuando los profesionales de RTVE están más que preparados para este género, y cuando los costes serían inmensamente inferiores contando con ellos y con nuestra capacidad de producción propia. Sin embargo se opta por esta fórmula, indecentemente cara, para traer a los viejos amigos de siempre, mientras que por otro lado quienes dirigen nuestros servicios informativos se ocupan de destrozar nuestro prestigio como RTV Pública manipulando con todo descaro para beneficiar al Partido Popular. Cuando queramos volver a los debates serios que nunca debieron de abandonar nuestra programación va a ser muy difícil recuperar nuestros niveles de credibilidad, las políticas de este Gobierno están cerrando cualquier posible salida para que RTVE tenga el futuro que la sociedad merece.

UGT exige una dirección digna para TVE que no haga más el ridículo.

Consulta o descarga esta hoja Unión en formato impreso [ PDF ]

Scroll to top