sanchezexit

El anuncio de José Antonio Sánchez de que ¡por fin! nos deja el próximo 22 de junio ha supuesto en la práctica el pistoletazo de salida para condicionar en lo posible la gestión de la próxima etapa, desatando una actividad frenética para renovar y cerrar contratos cuanto antes y al mayor plazo posible.

Esta es una presidencia zombi, un cadáver acuciado por los trabajadores y trabajadoras que viernes tras viernes solicitan y seguirán solicitando su salida inmediata, su salida YA y no el 22 de junio que es la fecha que él mismo anuncio para abandonar la presidencia. Los mínimos principios que rigen la honestidad y la prudencia aconsejarían a cualquiera no tomar decisión alguna en este periodo de transitoriedad, pero el Sr. Sánchez no es precisamente ni honesto ni prudente, y está llevando a cabo todo lo contrario. Desde hace tres meses se viene desarrollando una actividad frenética de contratación que en los últimos días se ha intensificado, lejos de frenarse con la prevista salida del presidente y, sobre todo, con las protestas masivas de los trabajadores y trabajadoras.

Entre las muchas decisiones tomadas, las hay tan llamativas como la que alarga el contrato de Hora Punta, el programa de Javier Cárdenas que ahora será semanal, triplicando su coste de 40.000 a 150.000 euros por programa. Un espacio pésimo el dirigido por Cárdenas que TVE podría realizar infinitamente mejor con sus propios recursos y sin “mantener” a ninguna productora. Igualmente se ha renovado la contratación externa de otros programas como los 130 capítulos de Acacias 38 o los 200 nuevos capítulos de Servir y proteger.

También se ha renovado la contratación de material cinematográfico por más de 50 millones de euros, ni más ni menos. Un total de 135 millones de euros en los últimos meses, entre los que se incluye una tanda de 80 millones de euros presentada el pasado miércoles, tras las vergonzosas declaraciones del pasado martes en sede parlamentaria, y por las cuales se le volvió a exigir su dimisión.

Tras reconocer en sede parlamentaria su inclusión en los papeles de Bárcenas, esta presidencia SÓLO TIENE QUE IRSE, nada más. Es INDECENTE que siga tomando decisiones. Este Presidente y este Consejo de Administración no tienen que decidir NADA, salvo su propia salida cuanto antes. Ya han hecho mucho daño, muchísimo, a RTVE, y no podemos consentir que se tome ni una sola decisión más.

RTVE tiene que empezar YA una nueva andadura que le haga recuperar todo la capacidad y el prestigio perdidos durante estos años. Una andadura donde se aborden todos los cambios necesarios sin más demora, cambios que van mucho más allá del cambio tan necesario de esta Presidencia y Consejo de Administración caducos. Hay que abordar un cambio de modelo, hay que saber responder a las nuevas necesidades que nuestra sociedad plantea para su radiotelevisión pública, hay que ir por delante y ser vanguardia y referente en la revolución tecnológica y las nuevas formas de oír, ver y consumir una radio y una televisión que tienen que ser las de todas y todos.

No hay un minuto que perder en esta tarea en la que tiene que estar presente toda la sociedad y todas sus sensibilidades. Acabemos cuanto antes con esta agonía y su frenética indecencia para empezar una etapa de construcción. Desde UGT en la CRTVE seguiremos apoyando las movilizaciones de los viernes negros y cuantas se planteen para ello.

Consulta o descarga esta hoja Unión en formato impreso [ PDF ]

Scroll to top