avidchapuza

El nuevo sistema de montaje para los centros territoriales está fallando estrepitosamente. No sabemos cuánto dinero se le ha pagado a AVID pero seguro que es mucho, demasiado para que se siga sin responder a los fallos continuos del sistema.

En primer lugar los fallos de la aplicación. El sistema falla por todos lados y desaparecen piezas sin saber por qué, o al menos esa es la única respuesta obtenida por parte de los responsables, que no tienen ni idea de las causas. A partir de las 13:00 horas, cuando más se necesita, el sistema empieza a ralentizarse y esperar una eternidad a que el sistema responda se convierte en un tormento. Cada vez que se mete un plano hay que esperar unos minutos para que responda, y cada poco tiempo hay que reiniciar la aplicación para que el sistema reconozca las piezas que has puesto a restaurar. Incluso no llegan a emitirse piezas porque el sistema se ha quedado "pensando" y no se han podido transferir a tiempo. UN DESASTRE SE MIRE POR DONDE SE MIRE.

Lo mismo ocurre para las piezas del TD, para las cuales los redactores tienen que esperar al visto bueno de los jefes (¿”controladores”?) de Madrid, lo cual demora un disparate el inicio del trabajo propiamente dicho. Después de hacer los pasos de siempre (revisar y transferir) hay que mandarlo a Madrid por el "COPY", otro sistema que no siempre funciona bien. Los errores sobran por todos lados y tampoco se puede transferir desde los Media Composer (en todas sus versiones), lo que obliga a dar un paso a mayores para ello que resulta absurdo a todas luces. No queda otra que chequear en Media Central y enviarlo desde este último. UN DISPARATE.

Pero lo más grave es que el disparate de este sistema convierte en disparatada la dinámica diaria de trabajo, y el estrés del personal que lo maneja empieza a ser intolerable. Este sistema hace que las personas que intentan manejarse con él se desesperen y se estresen continuamente. Hacer una pieza de última hora supone una guerra de nervios para el redactor, ya que a veces las locuciones se cortan una vez metidas en la pieza (aunque luego en emisión, una vez transferidos, puedan salir bien). Tener que esperar para ver si responde el sistema y poder colocar un plano, siempre que no se cuelgue o desaparezca la pieza, es una prueba diaria para el sistema nervioso de cualquiera. Una patata caliente que pasa a los montadores o ayudantes de realización, que se encargan de repasar las imágenes, retocar sonidos y enviar las piezas a emisión. Y siempre y cuando la secuencia aparezca en el Media Central, porque la amenaza de que la pieza desaparezca es real y está avalada por las muchas y muy malas experiencias.

También habría que señalar la pérdida de visión del personal que lo maneja, ya que las fuentes no se pueden escalar y la letra es muy pequeña. El visionar en baja resolución también hace que el ojo se tenga que esforzar más para poder enfocar. Es cierto que se vendió como un equipo con una calidad aceptable para la vista, pero seguro que esto lo dijo alguien que no ha manejado un equipo en la vida, porque el patente estrés de la falta de visión se une a la escasa fiabilidad y a la absurda operatividad del sistema.

Por otra parte, también se atenta contra la calidad que debería presidir una radiotelevisión pública como RTVE. El sistema obliga a montar en baja resolución, lo cual es una tremenda chapuza que impide evaluar la calidad de las imágenes y sonidos con los que se está trabajando. Así es imposible tener criterio alguno respecto a la calidad a la hora de seleccionar o desechar los planos. Una incertidumbre del resultado que también contribuye a incrementar el estrés de cuantos participan en la elaboración de las piezas.

Y todo ello aderezado con unas sinergias que, como venimos denunciando desde UGT en la CRTVE, están muy mal entendidas y aún peor planificadas. En esas condiciones muchos redactores se enfrentan en soledad a las tareas propias de los montadores, sin su destreza ni su experiencia, sin una formación previa bien planificada que garantice unos resultados aceptables. 

Para UGT en la CRTVE tal vez sea un sistema bien pensado, no lo vamos a poner en duda, pero a estas alturas está ya muy claro que como mínimo está pesimamente ejecutado. AVID y nuestros responsables han hecho de su aplicación y puesta en marcha en RTVE un DESASTRE MONUMENTAL y una intolerable CHAPUZA.

Consulta o descarga esta hoja Unión en formato impreso [ PDF ]

Scroll to top