ct baleares

En Baleares no se inaugura nada parecido a lo que debería ser un Centro Territorial de RTVE, sino más bien una radiotelevisión local con la marca RTVE, un ¨pisito” con unos medios y unas condiciones que no se corresponden para nada con las necesidades de la sociedad balear.

El próximo jueves se va a celebrar la inauguración de las nuevas instalaciones de RTVE en Baleares, pero lo que debería ser motivo de alegría es en realidad fuente de preocupación porque lo que se va a inaugurar no son unas instalaciones dignas para un Centro Territorial de RTVE, sino más bien las propias de una televisión local dentro de un piso en una comunidad de propietarios:

  • No tiene plató, tiene un set en la propia redacción.
  • Para poder emitir las cámaras tienen que invadir uno de los pasillos de evacuación y paso.
  • Para poder emitir tienen que bajar los estores en todos los despachos frente al set para que no entre la luz de la calle.
  • Hay una mesa que imposibilita el paso en el otro pasillo de evacuación del centro.
  • Hay un contrato con la comunidad de vecinos, a la que pagamos 3800 euros por los cables que enlazan el “pisito” con las antenas en el tejado del edificio, atentando contra toda normativa que indica que no debe existir servidumbre con terceros.
  • Dicho contrato es por cinco años, lo que se traduce en que en cualquier momento la comunidad puede exigir que se retiren los cables y negar el acceso, haciendo inútil toda la inversión y obligándonos a buscar otro espacio.

Baleares es el único Centro territorial que no contará con un plató sino con un set. Si en algún momento el modelo de RTVE apostase por una mayor producción territorial, el C.T. de Baleares no tendría espacios para poder acometerla. Es el único Centro Territorial que está en una comunidad de vecinos y el que tiene menos metros cuadrados en su conjunto.

set baleares

Pero lo más grave es la concatenación de los hechos y decisiones que nos han llevado hasta esta incomprensible situación. La Corporación en principio compró un terreno para la edificación de un centro territorial estándar, pero alegaron que en aquella parcela era imposible cuando el actual centro es tres veces más pequeño que lo que se pretendía construir en estos terrenos ¿Y ese coste de dinero público? Después se contrató a una empresa para que buscase una nave o espacio que permitiese unas instalaciones de 1000 metros cuadrados como mínimo para la adecuación del Centro Territorial de Baleares, y esta empresa señaló al menos tres lugares que sí cumplían los requisitos, marcando cómo podría ser su distribución, pero eso se tiró también a la basura ¿Y el elevado coste económico que hubo que pagar con dinero público a dicha empresa?

Todo ese recorrido para finalmente comprar este “pisito” que deja a RTVE Baleares reconvertido en una radiotelevisión local, con muchísimos menos metros cuadrados de los requeridos, con unas instalaciones que nada tienen que ver con la del resto de centros territoriales que dan servicio a otras comunidades.

En este asunto hay responsabilidades de presunta malversación de dinero público, de nefasta gestión y de negligencia. Hay que sumar los costes de dinero público provocados por la parcela desestimada, los de la empresa contratada para encontrar una nueva ubicación cuyas propuestas se desoyeron, los de la compra del inapropiado “pisito”, y además los costes a una comunidad de vecinos que evolucionarán como a ésta le apetezca, dada la clara servidumbre de estas instalaciones para poder emitir. El Congreso de los Diputados debe abrir una investigación y depurar responsabilidades por estos costes y por el nefasto servicio prestado a la sociedad balear y a los objetivos de cohesión territorial que deberían estar siempre presentes en la gestión de RTVE.

Nuestros compañeros y compañeras de Baleares van a trabajar en peores condiciones que en el resto de la estructura territorial de RTVE, y aunque nos consta que en su profesionalidad van a entregarlo todo por dar la mejor información resulta más que lamentable que quienes dirigen esta empresa trabajen en el sentido contrario. Desde UGT no vamos a dejar de denunciarlo y seguiremos luchando para que se depuren responsabilidades y para que, finalmente, la sociedad balear tenga el Centro Territorial que merece.

Consulta o descarga esta hoja Unión en formato impreso [ PDF ]

Scroll to top