egmrnemanipula

No hay nada más ruinoso para una RTV Pública que la manipulación y el inmenso descrédito que genera, ese y no otro es el motivo por el que RTVE está perdiendo su audiencia. Sólo hay que ver los datos de RNE en el último EGM para entender que esta dirección está vaciando el principal patrimonio de nuestra Radio Pública, sus oyentes.

Las cifras son vergonzosas y deberían hacer saltar todas las alarmas, tanto que el Consejo de Informativos de RNE ha emitido un comunicado nada más conocerlas. Resulta curioso que todas las alarmas que se encienden EGM tras EGM sólo lo hagan por el lado de los trabajadores y profesionales de RTVE, mientras la dirección mira para otro lado y continúa empecinada en su vorágine de manipulación y torpeza. No hace falta mucha preparación para entender que con la sangría de credibilidad que genera esta dirección no hay futuro para una Radio Pública, o dicho de otro modo, que si no se revierten estas políticas de inmediato RNE estará condenada a una injusta y lamentable desaparición. ¿No les preocupa a quienes la dirigen? ¿O es que, como viene advirtiendo UGT, es esta y no otra la misión para la que les otorgaron el cargo?

RNE camina hacia una irrelevancia que no se merecen ni su historia ni sus profesionales, y aún menos el papel democrático que nuestra legislación le otorga. Un papel democrático que quienes la dirigen intentan pervertir a diario poniéndola al servicio del Partido Popular y no de la ciudadanía. RNE se aleja cada día un poco más de la pluralidad, de la objetividad y de todo aquello que justifica y hace necesaria su existencia, y con ello se aleja cada vez más de la audiencia, como bien refleja otra vez y nuevamente el último EGM. Lo hace además en un momento histórico en el que es más necesario que nunca su papel democrático y social.

TVE va por el mismo camino, y recientemente hemos conocido que los españoles empiezan a preferir un café con Susana Griso que desayunar con Sergio Martín. Si un espacio tan emblemático para los Servicios Informativos de TVE como Los Desayunos empieza a ser desbancado por secciones de contenido político dentro de los espacios de entretenimiento de las cadenas privadas mal vamos, muy mal. En UGT al menos nos saltan todas las alarmas, pero a los directivos de TVE ¿les preocupa algo esto o les da lo mismo?... ¿O quizá les alegra?

Parece ser que todo esto se la trae al pairo tanto a la dirección de RNE como a la de TVE, y no es extraño porque ambas están designadas y mantenidas por la misma mano, la del Partido Popular. Hay que volver NECESARIAMENTE a una ley que obligue al consenso para la elección de la presidencia de RTVE, y por ende de las direcciones de TVE y RNE. La actual dirección mira por lo que mira y está al servicio de lo que está, que desde luego no es ni nuestra Democracia ni la Ciudadanía. El rodillo de la mayoría absoluta del Partido Popular ya es historia, y es URGENTE un cambio de la ley que nos devuelva al consenso para la elección de una dirección plural y democrática, digna de RNE y de TVE.

El Congreso, como órgano encargado de velar por una RTV Pública objetiva, plural y cargada de futuro, tiene que actuar de inmediato pasando de una vez de la oratoria a la acción. Mientras nuestros parlamentarios posponen su acción en RTVE, el futuro de nuestra Radio y nuestra Televisión Pública se apaga, junto a su credibilidad, su pluralidad, su imparcialidad y su audiencia.

Desde UGT en CRTVE EXIGIMOS la intervención inmediata de la Comisión de Control Parlamentario de RTVE pidiendo explicaciones por esta caída libre de nuestras audiencias, y sobre todo que los diputados y diputadas de nuestro Congreso fomenten CUANTO ANTES un cambio legislativo que permita la elección de una dirección de consenso que garantice el valor y el papel democrático de RNE y TVE.

Consulta o descarga esta hoja Unión en formato impreso [ PDF ]

Redes sociales

facelink offtwitlink off

vimeolink offtubelink off

Convenio CRTVE

Acceso al portal

Portal del trabajador

Suscripción RSS

Suscripción RSS

firefoxugtrtve.net recomienda usar Mozilla Firefox o Google Chrome para navegar por sus páginas.

Scroll to top