inferno

El director de Rne, Alfonso Nasarre, y su director de Informativos, Alberto Martínez Arias, ya sea por incompetencia o por intereses inconfesables, parecen empeñados en condenar a la radio pública al mismísimo infierno. Su último logro ha sido permitir que sobre RNE recaiga la vergüenza del antisemitismo en multitud de medios en Israel.

La denuncia de Yigal Palmor, director de la Agencia Judía para Israel, dando a conocer en este país lo que el mismo ha calificado de “acto repugnante y humillante de racismo” por parte de RNE, ha montado todo un revuelo en la comunidad judía. Este acto de profundo e ignorante antisemitismo tuvo lugar el pasado 25 de julio, dentro del programa “Desde el infierno”, en el que se emitió un documental titulado “El pueblo judío: propagador del culto a Satán”, y tal como adelanta su título se acusó a los judíos de promover y propagar el satanismo a lo largo de los siglos.

El binomio Martínez-Nasarre logra así sumar el antisemitismo a la imagen de RNE, tras endosarle hasta el momento infinidad de titulares sobre manipulación, censura, sectarismo ideológico, falta de libertades y homofobia. Toda una escalada que nos lleva a cotas de descrédito desconocidas hasta el momento en RNE, y cuyo reflejo más inmediato es la brutal y continua caída de audiencia que el EGM nos señala en cada informe. Es el castigo de una sociedad que se aleja cada día más de su radio pública, y el resultado directo de la peor y más nefasta gestión en la historia de RNE. Va a ser muy difícil limpiar y superar tanto descrédito como el que están causando a nuestra radio pública, con tantos titulares como los que hoy nos avergüenzan acusando a RNE de antisemitismo, como estos que ofrecemos a modo de ejemplo:

the-jerusalem-post the-times-of-israel haaretz iton-gadol jai forward

Es injustificable que una radio pública, ni en serio ni en broma, se permita hacer acusaciones tan graves como estas a todo un pueblo y a un país, unas acusaciones que pueden llegar a provocar una crisis diplomática. Es intolerable que la batuta de Martínez Arias y Nasarre siga y siga provocando que RNE vulnere todos los principios de ética, objetividad, pluralidad y respeto. En esta ocasión los hechos los ha protagonizado un “protegido” del director de Informativos, porque es sabido que le cae tan en gracia a Martínez Arias que ante cualquier problema tiene las puertas abiertas de su despacho para que proteja sus excentricidades. El binomio Martínez-Nasarre es el verdadero responsable de esto y de todo lo que está carcomiendo RNE, y mientras no se les cese seguirá esta debacle sin remedio, con nuevos e incluso peores episodios.

Ya sea simple metedura de pata, bien gorda por cierto, o estrategia intencionada, lo que está claro es que estas cosas difícilmente suceden en otros medios públicos europeos, y en el improbable caso de suceder resulta impensable que medios serios como la BBC no actúen de inmediato depurando responsabilidades.

¿Justificará o amparará el Gobierno del Partido Popular actuaciones tan desquiciadas como ésta? ¿Se conformará el Presidente de la Corporación RTVE con el cese del presentador del programa o irá a la verdadera raíz del problema? Porque para UGT son Nasarre y Martínez Arias los responsables de este desaguisado y de que RNE se haga cada día más "desde el infierno".

Consulta o descarga esta hoja Unión en formato impreso [ PDF ]

Scroll to top