jaque

RNE está sufriendo un ataque desde varios frentes que ponen en peligro la radio de todos, desde sinergias mal entendidas entre radio y televisión, hasta el centralismo de una dirección que quiere que todo se maneje desde Madrid con una estructura fácil de controlar, pasando por el desprecio a los servicios que mejor representan el papel público de RTVE. El último ataque a RNE, muy grave, se sitúa en RNE Barcelona.

A la actual dirección se le ha ocurrido, ni más ni menos, que trasladar RNE en Barcelona desde su actual dirección a Sant Cugat, a más de 20 kilómetros de la capital y fuera del municipio donde viene ejerciendo su actividad. Hay que recordar que el centro de RNE Cataluña está actualmente en el distrito 22@, emblema del desarrollo y de la comunicación en la ciudad de Barcelona, donde se ubican más de 1500 empresas relacionadas con la tecnología en torno al Campus de la Comunicación de la Universidad Pompeu Fabra, entre otras instituciones educativas… ¿Cabe mejor lugar para la voz de RNE Cataluña? Pero, ADEMÁS, hay que recordar también que el Ayuntamiento de Barcelona cedió el terreno a RTVE con la condición de que se destinara a actividades tecnológicas durante 50 años… y de eso hace tan sólo 10 ¿Cómo piensa esta dirección justificar y rentabilizar la inversión en un edificio que acondicionamos hace 10 años si se traslada RNE desde Barcelona a Sant Cugat?

Está claro el dislate económico, pero es que ADEMÁS desprecian el problema laboral que van a generar, desplazando a un número de trabajadores a otro municipio de forma unilateral, sin negociación previa con los representantes de los trabajadores. Habrá que ver si en sus cuentas para intentar justificar lo injustificable se contemplan los gastos, fijos y continuados, para desplazar al personal de radio a Sant Cugat.

¿Y que alegan para justificar esta decisión tan incomprensible? Obviamente… las sinergias, las mismas que en los centros territoriales se están llevando a cabo de una forma errónea e injusta, perjudicando el servicio público al que se debe RTVE en cada uno de nuestros territorios, porque desde la puesta en marcha de las famosas sinergias, RNE se ha visto menospreciada en favor de TVE, cuando la razón de ser de cualquier sinergia es el beneficio mutuo, ser más fuertes actuando juntos y NO poniendo a uno al servicio del otro. Pero es que, ADEMÁS, parecen olvidar que tanto TVE Sant Cugat como RNE Barcelona son Centros de Producción, y que la actividad diaria de RNE Barcelona incluye la realización y emisión de programas en directo para Radio3, intervenciones de invitados vía dúplex para programas que se emiten desde Madrid, o reportajes y piezas de informativos para las diferentes cadenas de RNE (REE; R1; R3 y R5), sin olvidar la producción y emisión durante 24 horas, 365 días al año, de Radio 4.

La situación de RNE en Barcelona es de abandono a su suerte. Todos los directores de las diferentes áreas (Medios Técnicos, Grupo Operativo, Informativos y programas) están en Sant Cugat o en Madrid, respondiendo a una tendencia que esta dirección ha exhibido desde el primer momento, el centralismo a costa de la pluralidad y del servicio público, decidir todo desde Madrid con una estructura lo más simple y reagrupada posible en la “periferia”, para aumentar el control y la manipulación con el que contaminan día a día nuestra RTV Pública. A los continuos despropósitos de esta dirección, utilizando RNE como altavoz del Gobierno Popular, se suma ahora, con Eladio Jareño al frente, el intento de hacer un jaque mate a Radio 4 que podría acabar con ella, porque desde UGT sostenemos que este traslado va a afectar muy negativamente a Radio 4, al sustentar gran parte de su programación en colaboradores y tertulianos que acuden de forma gratuita, o cobrando una cantidad que es más simbólica que significativa.  Es ingenuo pensar que seguirán colaborando en estas condiciones, trasladar RNE a Sant Cugat es una puerta al cierre de Radio 4.

Se sumaría así Radio 4 a la lista de servicios públicos menospreciados y perjudicados por esta dirección, algo que afecta especialmente a nuestra radio al sostener algunos de los que mejor simbolizan y representan el papel público de RTVE, como es el caso de la Onda Corta.

Sea cual sea la motivación de esta decisión, estamos seguros de que hay soluciones más racionales que este traslado. Si es falta de espacio, habría que recordar que hasta hace bien poco se consideraba la posibilidad de habilitarlo en Roc Boronat para informativos, aprovechando su ubicación que sí es operativa. Pero nos tememos que la motivación es inconfesable, que no es otra que dar otro jaque para acabar con nuestra radio, en este caso poniendo en grave riesgo el futuro de radio 4, el servicio público que representa y los puestos de trabajo que dignamente desarrollan nuestros compañeros de la radio en Barcelona.

Desde UGT en CRTVE rechazamos de plano la posibilidad de trasladar las instalaciones de RNE en Barcelona a Sant Cugat, y solicitamos el cese inmediato de Eladio Jareño y de Alfonso Nasarre. Seguiremos denunciando ante los trabajadores y la sociedad tanta decisión arbitraria, unilateral, absurda, incomprensible e intolerable, decisiones que sólo están llevando a RTVE al mayor descrédito de su historia y al desmantelamiento de sus recursos y, lo que es aún más grave, de su papel público.

Consulta o descarga esta hoja Unión en formato impreso [ PDF ]

Scroll to top